Escrito por Tendenzias

Impresoras láser | Cómo funcionan y precios

¿Netflix o HBO? ¿Real Madrid o Barcelona? ¿McDonald’s o Burger King? ¿Tinta o láser? Sí, amigos, las impresoras se han colado entre los grandes dilemas que atormentan a esta sociedad 2.0. Lo que antes era algo sencillo y rápido, elegir una impresora de las dos que había en la tienda, ahora es una tarea complicada y peliaguda.

Y es que, el catálogo de impresoras disponibles en la actualidad, hace que cada persona interesada en una, tenga la que mejor se adapta a sus necesidades esperándole. Pero claro, debe dar con ella. Por tal motivo, hoy te vamos a hablar de las impresoras láser, cómo funcionan y sus precios.

Qué es una impresora láser

Y como lo primero es lo primero, toca empezar por lo básico: qué es una impresora láser. Como su nombre indica, es una máquina que imprime documentos a través de un láser, cuyos impulsos eléctricos graban la imagen en un tambor que, a su vez, es bañado en tinta en el depósito del tóner. El último paso es transferir este paso al papel, en un complejo proceso que aúna calor y presión.

Lo mejor de todo es que este proceso es más costoso de contar que de ver. Y es que, una de las características más llamativas de la impresión láser, es su alta velocidad, no exenta de una calidad excelsa. Con una resolución que va de 300 PPP (puntos por pulgada) a 2.400 PPP, el nivel de nitidez que han alcanzado roza la obra maestra. Obviamente, desde hace años, la impresión láser permite hacerlo en blanco y negro y a color.

Cómo funciona una impresora láser

Si queremos una explicación algo más detallada del proceso mágico por el que la tinta aparece en la hoja y de cómo funciona una impresora láser, también la tenemos. Todo comienza con un haz láser que se lanza a través de un disco especular al tambor fotoconductor. El disco gira y hace un barrido sobre la generatriz del tambor, dejando las zonas indicadas en éste ionizadas.

Cuando éstas zonas ionizadas son enviadas al tóner, atraen el polvo y ésta es la zona que entra en contacto con el papel, imprimiendo lo que le hemos indicado. La presión y el calor culminan un proceso de alquimista que hace no demasiado, habría costado la hoguera a su inventor, Gary Starkweather.

Si la impresión es en negro, tan sólo necesitaremos un tóner. Si la queremos a color, requerimos los cuatro colores base con los que crear la completa gama cromática, el conocido póker CMYK (Cyan, Magenta, Yellow y Key, es decir, Azul, Rojo, Amarillo y Negro).

Tipos de impresora láser

Las impresoras láser son las más adecuadas para grandes cantidades de documentos, pues son mucho más rápidas que las de tinta, imprimen a mejor calidad y sus recambios son más económicos. Pero claro, son más caras que las impresoras de tinta, como veremos a continuación.

Otra de las ventajas que presentan las impresoras láser es el ruido. Ojo, elemento a tener muy en cuenta. Son extremadamente más silenciosas y eso, cuando tienes que imprimir miles de páginas, es más importante de lo que parece.

Si a esto le unimos que la calidad del acabado del láser es infinitamente superior a la de tinta, las ventajas son claras. Y es que el láser es mucho más preciso en su transmisión al papel que la impresora de tinta. Y eso, a pesar de que su velocidad también es mayor. El secreto es sencillo: el láser imprime la página al completo, mientras que la tinta lo hace línea a línea, retrasando sobremanera cada documento.

En el lado negativo de la balanza, tenemos el elevado coste de las impresoras láser. Comparados con las de tinta (Las mejores impresoras 2017: Epson vs HP), el precio es mucho más elevado. No digamos, si ésta es una multifunción con escáner y fotocopiadora. Ojito con el precio.

La temperatura también es un elemento a tener en cuenta. El calor necesario para el proceso, hace que estos periféricos se calienten sobremanera. Por tal motivo, si el uso va a ser constante, es imprescindible disponer de una zona ventilada, algo que no todo el mundo puede permitirse. Un problema inesperado que pilla por sorpresa a más de un usuario (por no leer Techlosofy).

Y no es la única sorpresa habitual. Las impresoras láser son tremendas en la impresión sobre papel. Sólo sobre papel. Si alguien las quiere para fotografía, se van a encontrar con que no es posible. Sí, un chasco grande, ¿verdad?

Por último, pero no menos importante, el arranque. Una impresora láser necesita calentar el tambor antes de comenzar a imprimir. Por tal motivo, la primera página suele tardar más de lo habitual en salir. Luego coge carrerilla y es un pepino, pero si la quieres para imprimir muchos documentos pero sueltos, a lo mejor te desesperas un poco.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Cuánto cuesta una impresora láser

A la hora de comprar una impresora láser, el cielo es el límite. Lo cierto es que la gran demanda, ha hecho que los fabricantes dispongan de modelos para todos los bolsillos. Así, desde los 79 euros que costaría la estimable Brother HL-L2300D, hasta los más de 700 euros de la Zebra ZXP Series 1, la diferencia es notable.

También influye el uso que se le vaya a dar. No es lo mismo una impresora láser para un autónomo que trabaja en casa o para un usuario que gusta de imprimir sus sudokus, a una oficina con flujo constante de impresiones. En un caso y en otro, la inversión puede estar más o menos justificada.

Eso sí, es importante, antes de comprar cualquier dispositivo, saber cuánto cuesta el tóner que usa. Se puede dar el caso de pagar 79 euros por una impresora láser, y que el tóner se vaya a los 140 euros. Ojo a esto que el clavo puede ser de los que hacen época. Por tal motivo, lo mejor es informarse muy bien antes de lanzarse al curioso mundo de la impresión láser.

También te puede interesar:

Techlosofy.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos