Escrito por Tendenzias

Los cinco errores que podemos cometer a la hora de elegir una base para nuestro portátil

Los ordenadores más antiguos pueden alcanzar muy fácilmente los cien grados si se bloquean sus conductos de ventilación. Aunque pueda parecer una cifra exagerada, lo cierto es que es la habitual, sobre todo, si utilizamos nuestros ordenadores sobre superficies blandas como sofás o camas. Es a partir de los 90 grados cuando la tarjeta de vídeo entra en zona de riesgo, mientras que, en el caso de nuestro disco duro, se entra en zona de riesgo con menor temperatura.

Los cinco errores que podemos cometer a la hora de elegir una base para nuestro portátil

Para evitar estas franjas de temperatura, es muy aconsejable utilizar una base de refrigeración portátil. Además de proporcionar una superficie dura, expande las masas de aire caliente, gracias a sus ventiladores integrados.

¿Bases de plástico o de metal?

Existen diferentes tipos de ordenadores y, por consiguiente, distintos tipos de bases. La mayoría de bases suelen estar hechas de metal o plástico, materiales duros y capaces de soportar largos períodos a altas temperaturas. Como intuirás el metal es mucho más resistente que el plástico, por lo que a largo plazo nos dará un mejor resultado.

El tamaño sí importa

Deberás asegurarte de que tu base se ajusta perfectamente a las dimensiones de tu ordenador. Además, es importante que eches un vistazo no sólo al tamaño, sino a la disposición de los ventiladores. Lo más recomendable es que los conductos de ventilación de tu ordenador estén perfectamente alineados con los ventiladores de tu tabla.

Busca un modelo cómodo

Si decides hacerte con una base, trata de escoger un modelo liviano que te proporcione ligereza y te permita llevarla de viaje. Una buena opción te permitirá utilizar tu ordenador de forma segura y ágil en cualquier entorno.

La potencia

Para asegurarte de que escoges la base adecuada no te olvides de comprobar la potencia de sus ventiladores y su disposición. También deberás tener en cuenta el ruido. Cuanto más ventiladores tenga una tabla o más potentes sean, el ruido puede aumentar excesivamente.

El efecto aspirador

Uno de los factores que más influyen en el sobrecalientamiento de un ordenador es la presencia de polvo y partículas no deseadas. A medida que el interior de nuestro ordenador está más sobrecargado de suciedad y elementos no deseados, la velocidad y la temperatura aumentarán. Este efecto aspirador puede ser minimizado si sabemos escoger una tabla adecuada. Para ello, no sólo es importante contar con unos ventiladores potentes, sino también que nuestra tabla actúe como una barrera o filtro.

También te puede interesar:

Techlosofy.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos